El error positivo

Un libro sobre cómo convertir los errores en oportunidades.

Errores habituales (planificación)

Seguimos recuperando consejos a partir de errores habituales (recuerda que son consejos de emprendedores reales… nosotros tenemos poco –tirando a nada– de gurús, solamente tenemos una gran afición a escuchar y a seleccionar…). Ahora, en el terreno de la planificación, la estrategia, las habilidades…

1. Ojo con las otras crisis, las que no se ven:

“Piensa que no sólo te vas a enfrentar a periodos de crisis económica, también tendrás que afrontar crisis sectoriales, que no tienen por qué coincidir con las crisis económicas nacionales e internacionales, y con crisis de tu negocio, como, por ejemplo, que uno de tus mejores empleados se vaya a la competencia. Por eso tienes que aprender todo lo que puedas sobre tu sector antes y durante. Al principio, todos queremos hacernos ricos y se nos olvida todo esto… o sencillamente es que ni te lo planteas”.

2. No tengas prisa por crecer:

“Crecer es una decisión complicada y no exenta de riesgos, aunque también de oportunidades. Se debería abordar un proceso de crecimiento cuando tengas un modelo de gestión muy definido, muy estable y fiable y te acompañe una clientela afianzada y muestres una capacidad para seguir manteniendo o mejorando tu cifra de negocio con los mismos patrones de calidad. Pero crecer implica financiación, recursos humanos y mayores dificultades de gestión. La seguridad plena no existe pero sí podemos planificar los saltos para afianzar nuestro éxito”.

3. Multiplica por dos tu estimación inicial de tiempo:

“Por muchos proyectos que hayas gestionado, tu producto va a estar listo mucho después de lo que estimaste inicialmente. Esto es especialmente relevante para emprendedores primerizos. Piensa qué pasaría si el producto tardase en lanzarse el doble de lo planificado ¿tendrías fondos para soportar una desviación de ese tipo? ¿perderías tu ventana de oportunidad, por ejemplo, si tu producto es estacional? ¿cuántos posibles competidores podrían surgir en ese tiempo?”.

4. Delega, delega y delega… ah, y delega

“No lo quieras hacerlo todo tú. Está bien supervisar, implicarte, y estar al tanto de lo que ocurre en tu empresa. Pero debes saber delegar en aquellos en los que confías. Además tu abogado, sabe más que tú en leyes, tu contable, más que tu de números, y tu comercial, más que tú en técnicas de ventas. Por lo tanto deja la gente que haga su trabajo y reúnete con ellos periódicamente para ver la evolución de cómo van las cosas”.

Anuncios

Archivado en: libro

One Response

  1. […] En caso de error en nuestras elecciones y aprendizajes (Felicidades Javier por vuestra investigación) tengamos claro que la mejor forma es aceptarlo como un acto humano y de comunicación desde la fortaleza, paciencia y humildad suficiente para poder corregirlo. Por último y apelando a las metáforas que tanto me gustan, hay que saber surfear sobre la ola más difícil que somos nosotros mismos con nuestros auto-sabotajes. Darse cariño, quererse y hacer lo que te gusta desde la elección libre y sana es la clave por experiencia para caminar en el presente y el siempre incognito y sorprendente futuro. Publicado por Diego Marto http://diegomartosemprendedor.blogspot.com/2009/12/4-pasos-hacia-el-futuro.html […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El error positivo en Twitter

Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

A %d blogueros les gusta esto: