El error positivo

Un libro sobre cómo convertir los errores en oportunidades.

El cliente en el epicentro

Foto: Bernard Custard

Siempre es un lujo (y encima gratuito) poder tener a mano a expertos en emprendimiento a los que preguntar de tu a tu sobre aspectos relacionados con el mundo de los emprendedores. Por si alguien no se ha enterado aún ;D hace unos días estuve viviendo in situ la experiencia iWeekend Castellón 2011, que ya conté en la revista Emprendedores.

En una segunda entrega (que también cuento en Emprendedores) recojo los consejos que me aportaron algunos de los mentores que participaron en el citado evento sobre qué pasos dar cuando nos encontramos con un proyecto en sus fases más iniciales.

Aquí os dejo algunas pinceladas (el post completo podéis leerlo en la revista Emprendedores):

Esteban Rodrigo, director de ER Social Media Consulting, embajador de XING y social media manager de Ziudad:

“El camino inicial es buscar quién será nuestro cliente, encontrar la forma de llegar a él, verificar en qué segmentos de mercado nos vamos a mover y, a partir de ahí, ver qué necesidades tenemos”.

Paco Negre, vicepresidente de la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España y CEO de Espaitec:

“Debemos tener muy identificado cuál es el cliente al que me voy a dirigir. Debemos detectar cuáles son sus necesidades, identificar qué le puedo ofrecer que le satisfaga y/o le resuelva un problema. Y eso después, monetizarlo. Para ello, hacen falta dos cosas: ¿cómo consigo trasladar esa oportunidad a un modelo de negocio que genere valor sostenible? y ¿cómo configuro un equipo que sea capaz de desarrollar ese modelo de negocio?”.

Pako Giménez, director general del Grupo Encamina, experto en informática bancaria, gestión, planificación estratégica, impulso organizacional y proyectos de innovación y calidad:

“El principal objetivo es centrarse en el cliente, ponerle en el centro de todo, identificarlo claramente. Y también encontrar el valor diferencial de tu propuesta frente a otras de la competencia, es decir, saber qué necesidades del cliente vamos a satisfacer de una forma diferente a como lo hacen otros. La clave de éxito de cualquier negocio es la diferenciación, porque si no eres capaz de diferenciarte de cualquier otra oferta del mercado estarás perdido en el mar de la indiferencia. Y no hay que olvidar tel liderazgo de las personas que van a estar al frente de los proyectos”.

Javier Megías, business angel y experto en modelos de negocio:

“El principal problema inicial es que el emprendedor viene sólo con la idea y no tiene claro todas las demás partes de un modelo de negocio para que aquello vaya bien. Por ejemplo, no tiene claro quiénes son sus clientes, cómo llegar a ellos –a través de qué canales–, qué tipo de relaciones va a establecer con ellos, y muy importante, cómo va a ganar dinero. Tradicionalmente, ven el enfoque más básico que es ganar dinero vendiendo cosas. Y hay muchas otras posibilidades como suscripciones, servicios subvencionados por una tercera parte, etc. También suelen ser muy clásicos en la estructura de costes. Suelen pensar mucho en muchos costes fijos, mucho personal, mucha inversión, etc. Y por último suelen pensar en abordar los proyectos curiosamente solos. A pesar de que es cuando más necesidad tienen de trabajar con otros profesionales y de establecer alianzas”.

Anuncios

Archivado en: opinión